Secciones:

Cap 6: Solteros Y Sin Compromisos

Capitulo6: Al otro Lado del océano… Te Amo.

Edward POV.

La rabia invadía cada parte de mi cuerpo, quería buscar a ese maldito de Jacob Black y reventarle la cara, tenía que saber si ella se había ido con él a Londres.

Pero por otro lado, me desconcertaba Bella, ¿Por qué se había marchado de repente? Hace unas horas la tenía a mi lado, y ahora, ella estaba del otro lado del mundo, Tenía que saber porque se había marchado sin decirme nada, Mi Bella…

Me dirigí a la compañía donde Bella trabaja, tenía que saber si el estúpido de Jacob estaba aquí. Las calles nunca me habían parecido tan tristes, sin mi Bella no era lo mismo.

Me hacían falta sus profundos ojos verdes que me llenaban el alma solo con una mirada, sus cálidas mejillas que se sonrojaban cuando le hacía algún cumplido, Bella, esa mujer que fue capaz de pararme con solo una mirada, sin conocerla hizo crecer. sentimientos que han enterrado otras mujeres, Ella me escogió sin pensarlo, el día del accidente, ese día estuvo en los brazos de la muerte, y ese día yo me prometí cuidarla, pasará lo que pasará, yo sería su ángel guardián por el resto de su vida…

Al fin, llegue más pronto de lo que pensaba a la compañía donde bella trabajaba, las manos me temblaba, y la adrenalina surgía de mis venas con rapidez.

-Buenos días –dije a la secretaria en la entrada- Busco al señor Jacob Black. –Traté de calmarme ya que la mujer parecía asustada y me escudriñaba con los ojos muy abiertos.


-¿Quién lo busca?

-Edward Cullen – al escuchar mi apellido, la mujer cambió de actitud, telefoneó con voz rápida y monocorde-

-Suba señor Cullen, El señor Jacob lo espera en su oficina.

El temblor había desaparecido de mi cuerpo al darme cuenta que Bella no se había ido con ese idiota. Tomé el ascensor y me dispuse a encontrarme con el cretino de Jacob.

-Buenos días Cullen- dijo con voz sarcástica y despectiva- Me alegra que vengas a verme, ¿a qué se debe el honor?

-No juegues Jacob –dije sin preámbulos- ¿Dónde coño está Bella? –intenté parecer calmado pero las palabras salieron en un atropello enorme-

-Pensé que lo explicaba en esa carta que te dejé en el hospital- dijo con el enojo a flor de piel-

-¿Por qué se fue a Londres? –Mis manos ahora convertidas en puños temblaban a lado de mis piernas-

-No sé Cullen, me imagino que algo le hiciste, porque cuando yo llegué la noche pasada, la encontré llorando- sus palabras irrumpieron como un balde de agua fría en mi cuerpo

- Gracias por la información –dije mientras me disponía a salir de ahí-

-Espera Cullen –dijo mientras me señalaba con rabia en los ojos- Te aconsejo que no te metas con Bella, Ella me gusta, y te juro que cuando regrese de Londres, no permitiré que te le acerques, y solo espero no tener que dejártelo claro con un par de puñetazos-

En ese momento no aguanté más, me abalancé sobre él, tomándolo desprevenido por el cuello, lo bote al suelo, y le dije con voz clara y decidida:

-Si te atreves a acercarte a ella, te juro que no quedará rastro de ti en este mundo, así que te estoy dando la oportunidad de alejarte de Bella, aprovecha estos dos meses que ella no estará, porque Bella no regresará sola de Londres.

Salí de la oficina de ese imbécil y me dirigí a la compañía…

Necesitaba pensar en calma, mi cabeza parecía una colonia de hormigas alborotadas, necesitaba hablar con mi padre, podía ausentarme del trabajo por unas semanas, pero meses, no era una palabra tan corta. Necesitaba relevar a mi padre de la Oficina de Londres, un intercambio no estaría mal.

-Hannah comunícame con mi padre –dije a mi secretaria por el teléfono, a los pocos minutos ya tenía a mi padre en la línea-

-Querido hijo ¡me sorprende tanto que me hables!- dijo con vos melodiosa- ¿Cómo has estado?, ¿alguna novedad en New York?

-Pues, mal papá, disculpa que estos días no he podido comunicarme contigo, pero tengo algo muy importante que contarte….

Mi padre siempre ha sido mejor que un amigo para mí, él sabe mi vida de cabo a rabo, y lo de Isabella no sería una excepción, ya que lo de ella iba en serio...Me desahogue con mi padre durante 30 minutos, y el no hacía más que escuchar, interviniendo cuando algo no le quedaba claro, al finalizar le hice mi petición:

-Y por eso papá, quiero pedirte un favor…

-¿Quieres venir a Inglaterra? –Me dijo como si pudiera leer mi mente-

-Pues, si no sería ninguna molestia para ti y mamá –dije seguro de que a mi madre le encantaría estar una temporada en New York-

-Pues déjame decirte mi querido Edward, que tu madre cuando sepa que vienes al rescate de tu amor a primera vista, no querrá irse de las ganas de conocerla, y te confieso que yo tampoco quiero irme, no sabía que Los Swan tenían una hija tan atractiva. Pero si me hablabas para darte mi luz verde, la tienes hijo, no te preocupes que yo dejó a alguien a cargo de ti mientras estés en Londres.

-Papá, te agradezco de corazón lo que haces por mí –dije con sinceridad-

-Todo por verte feliz hijo mío, recuerda que ya es tiempo que sientes cabeza… y espero que sea con Bella -lo podía imaginar con una gran sonrisa en el rostro-

-Entonces, salgo el domingo hacia Londres Papá.

-Te espero en el hangar privado de la compañía hijo mío.

Toda la semana, intenté cubrir el trabajo y firmar todo lo que fuera posible, prácticamente había hecho el trabajo de un mes, en una semana, y lo demás que se encargara mi suplente, aunque eso incluía dormir solo 5 horas, Pero yo moría de ganas de ver a mi Bella. A medida que se acercaba el día, mi cuerpo era un manojo de nervios, no podía sacar su rostro de mi cabeza, no sabía cómo coño le explicaría que hacía en Londres, pero sabía que al verla de nuevo, caería rendida a sus pies.

El domingo al fin llego, mi cabeza había dado vueltas todo el día, no sabía que regalo podía llevarle a Bella de New York, se me ocurría de todo, pero nada parecía posible, así que a último momento, decidí ir a una tienda de regalos, y comprar el oso de peluche más grande que encontrara, el más grande era uno blanco, con un listón rosa alrededor del cuello, también encontré un pequeño taxi de peluche, me pareció adorable, ya que Bella entabló conversación conmigo por primera vez en un taxi…

Compre el oso, y unas cosas para mi madre, me dirigí a mi departamento, ya tenía las maletas hechas, tomé el auto y me dirigí al aeropuerto JFK.

El avión despegó a las 5 en punto. Todo el viaje no pude dejar de pensar en mi Bella, al llegar tendría que hacer una investigación de donde ella se encontraba, pero buscaría por todo el mundo si era posible, a la mujer que quería q mi lado toda la vida, la buscaría hasta en el fondo del mar. Nada ni nadie impediría que Bella fuera la madre de mis hijos…

Me sumergí en mis pensamientos, mientras el hermoso paisaje me acunaba en sus brazos… El amanecer era imponente pero hermoso, y se parecía mucho a Bella, Inundaba todo de luz a su paso, da vida a la tierra, así Bella me da vida a mí, como el sol, me llenaba de calidez con solo una sonrisa, su belleza inundaba mi alma, con Bella me sentía completo, podía encarar al mundo, ya que junto a ella, ya no me faltaba nada… Junto a ella, yo estoy completo.

El aterrizaje fue tranquilo, y mis padres me esperaban con una gran sonrisa, al pie de la escalerilla, mi madre, asombrada veía el enorme oso que traía conmigo, y su cara era digna de un comercial de TV.

-¡Hijo mío!, parece que lo de Bella va enserio- me decía mientras me estampaba un enorme beso en la mejilla-

-Si mamá, me tiene loco –dije mientras le extendía una pequeña caja roja con unos pendientes de diamante-

-Muchísimas gracias Edward, sabes que yo nunca dejaría que te fueras de Londres-decía mientras guardaba la cajita, mi mamá no era de esas que le alegraba unos diamantes, ella era más de cariño, al final, sabía que los terminaría donando para caridad-

-Hijo mío, parece que Bella es toda una Belleza, te tiene loco Edward –me decía mi padre complacido- Y yo me tomé la libertad de tenerte una sorpresa Edward…

-¿Qué traes entre manos? –dije con los ojos entrecerrados-

-Espera a que lleguemos a casa y lo sabrás.

Durante el camino a casa, mis padres me hicieron un interrogatorio exhaustivo sobre Bella, yo respondía a cada una de sus preguntas con detalle, incluso me preguntaron el color de sus ojos, su cabello, su piel, ¡estaban locos con ella, y ni la habían conocido aún! En un transcurso de 40 minutos llegamos a casa, de mis padres, ya que estaba un poco retirada de la ciudad, mi apartamento en Londres, lo vería después, ahorita necesitaba descansar un rato junto a mi familia.

Añoraba tanto estar en la calidez de mi hogar, todo estaba como cuando me fui,

-A Bella le encantará esto –Pensé en voz alta-

-Pues déjame decirte que me encanta como no tienes idea.

Esa voz la conocía muy bien, mi cuerpo se paralizó, mis manos estaban heladas, y mis piernas temblaban como hechas de trapo, la respiración se dificultaba y lo único que pude hacer fue voltear para ver si mi Ángel estaba ahí o era una visión…

-¿Bella? –dije antes de voltearme-

-Si –dijo ella- ¿Por qué no volteas y ves que en realidad soy yo? –dijo con esa voz que llenaba mi cuerpo de una calidez tan apremiante. Me volví hacia la puerta, y ahí estaba mi hermosa Bella, vestida como un ángel, con un vestido Blanco, que resaltaba su cintura, se veía hermosa, pero ahora su yeso ortopédico había sido sustituido por una férula que llegaba hasta su rodilla, mi instinto me impulsó hacia ella, y acto seguido la bese con toda la ternura que mi corazón había estado guardando en su ausencia. Sus labios me recibieron quizás con más anhelo del que yo pensaba, y ese Beso, me confirmo que ella,- al igual que yo- Me extrañaba.

Mis padres nos veían con los ojos llenos de ternura. Yo no podía soltar a Bella de mis Labios, pero lastimosamente, mi "paquete" estaba haciéndose muy notorio, y mis padres estaban frente a nosotros, así que tuvimos que interrumpir nuestro beso.

-Edward, parece que mi sorpresa te ha gustado –dijo mi padre con una sonrisa pícara en la cara-

-Papá, nunca creí que esta fuera la sorpresa- dije mientras le daba un abrazo fuerte-

Mi corazón latía desbocado, y mis ojos se llenaron de lágrimas al ver a mi Bella frente a mí, mis padres nos dejaron solos, y yo di rienda suelta a mis sentimientos, me puse de rodillas frente a Bella, y le dije:

-Isabella Swan, fui un estúpido al dejarte ese día sola en el hospital, fui un estúpido al no expresarte mis sentimientos, pero ya no puedo más Bella, y decidí venir a Londres, para declararte mi amor, y decirte, que tú me llenaste al alma con tus profundo ojos verdes, Bella, yo decidí seguirte el día que nos encontramos en el taxi, porque mi corazón me pedía a gritos tu amor Bella, y ese día que te entregaste a mí, me hiciste sentir muchas cosas que ninguna mujer me había hecho sentir en mi miserable vida, No volveré a dejarte nunca Bella, no otra vez, estos días sin ti han sido muy tristes Bella, la ciudad me parece vacía sin ti, por favor Bella, quédate conmigo…

Los ojos de Bella, eran inundados con lágrimas que corrían como un río desbordado, ella solo me miraba fijamente y sus manos temblaban junto con las mías, cuando se calmó, se puso de rodillas junto a mí, y dijo:

-Edward, cuando vine aquí, lo hice por querer escapar a mis sentimientos, no quería aceptar la realidad, pero déjame decirte que nunca me había sentido tan triste en mi vida, cuando te deje en New York, tenía la esperanza de olvidarte, pero al contrario, los sentimientos que siento hacia ti se han incrementado, no puedo vivir sin ti Edward Cullen, renuncio a mi antigua vida, y quiero vivir una nueva contigo, aunque eso signifique dejar todo atrás…

Nos fundimos en un beso apasionado, mis manos recorrían su cuerpo, cada una de sus curvas eran delineadas por mis manos, que exploraban cada uno de sus rincones más escondidos… sus manos se aferraban a mi espalda y cabello, ella me besaba con una fuerza sorprendente, y mis pantalones ya no podían contener a mi "amiguillo" que parecía explotar,

-Vámonos a tu apartamento –susurró Bella a mi oído –tengo una sorpresa para ti…

Sin decir más, tomé mi chaqueta, las llaves del auto de mi padre, y salimos disparados hacia mi apartamento, moría de ganas de tener a Bella entre mis brazos una vez más, de ahora en adelante, nada ni nadie me podría detener, Junto a Bella, mi vida estaba completa…


¡Bueno chicas! Aquí les dejo este capítulo lleno de sorpresas, al fin mis niños se dieron cuenta que el amor los iba seguir hasta el otro lado del mar! Espero sus Reviews y comentarios, Recuerden votar por mi One Shot : "La propuesta" es un concurso para Diario Twilight, las votaciones inician el 24 de diciembre, please chicas ¡VOTEN POR MI!


Gracias a: Fyami, orianna n_n, veritobermeo, Lily Le Von, Y todos los comentarios anónimos (De Diario Twilight)


Mil Gracias!
Reacciones:

7 comentarios:

  1. Anónimo12/14/2011

    Estuvo estupendo tu historia corta pero buenísima haha :D

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12/14/2011

    xfa mas capitulo siiiii ;D
    CUANDO vienen mas capítulos ?

    ResponderEliminar
  3. WWWWOOOOOOWWWWW.....ME ENCANTO NO TENGO PALABRAS PARA EXPRESARLO..........PLIS SUBE EL PROXIMO CAP.....!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12/15/2011

    huuu me encanto quiero saber más pronto porfis seeeeeeeee!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12/15/2011

    ME encanto obvio que voy a votar por vos

    ResponderEliminar
  6. Anónimo12/15/2011

    Wooooooooooooooooow demasiado fina!! espero que subas pronto el otro cap.. besos de Vnzla Geraldine :)

    ResponderEliminar

¡Anímate a comentar, siempre y cuando sea con respeto! Bienvenid@s.